viernes, 23 de junio de 2017

DOMINGO AL AMANECER.





Foto cedida por Miguel Felguera.



"Luna, tú que eres mi testigo,
de muchas noches de insomnio,
hablaré por las noches contigo,
invierno, primavera, verano y otoño.


No me traerá alegría otro domingo,
y menos aún en su amanecer,
yo recordaré siempre el mismo,
el que te perdimos por fallecer.


Aunque sé que es ley de vida
y que lo tengo que aceptar,
perder a tu madre deja una herida,
que siempre te va a afectar.


La vida sigue su camino igual,
germinando con otras semillas,
que también sus frutos nos darán,
vendrán más chiquillos y chiquillas.


Multiplicarán la familia con nueva savia,
habéis mantenido lo que ahora a nosotros toca.
Cuando se fue ella ya de sobra lo sabía,
que siempre iba a estar en mi mente y en mi boca.


Recuerdo todos esos besos que me has dado,
desde que era solo un niño, hasta los sesenta,
los tenía, cuando para siempre te has marchado,
el sábado le di el último y se quedó tan contenta.


Has sido el ejemplo para nosotros seguir,
sabes lo mucho que te queremos,
que tuvimos que con dolor dejarte ir,
pero que nunca jamás te olvidaremos"



22 de junio 2017.





Mi agradecimiento a este buen amigo y gran fotógrafo, Miguel Felguera.